martes, 16 de septiembre de 2014

Malditos Correos

Echado en el camastro, abrió el primero de los sobres que le había tendido el funcionario. Su mujer le contaba cómo iba todo por casa. Muchos besos y tal. Se preguntaba, al final, a qué venía el cuento del niño que quería ser registrador que le había enviado en su última carta desde la cárcel. Rasgó el siguiente. Llevaba remite del abogado. Acusaba recibo de la receta de las croquetas que, por cierto, nadie le había pedido, y lamentaba anunciarle que, al no haberle mandado su versión de los hechos, descartara un pacto favorable con la acusación. Sonrió con amargura. Había adivinado el contenido del tercero antes de abrirlo. La institución convocante del concurso literario le comunicaba que su historia del tipo que acababa en el banquillo por haberle reventado la cabeza a botellazos de gaseosa a una fulana en un modesto hotel de la Rambla había ganado el primer premio del certamen.

8 comentarios:

  1. La realidad superando a la ficción, je je.

    Abrazo maestro Vivancos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cielos, ¿te ha pasado lo mismo? ¡Dime que no, por favor!

      Otro abrazo para ti, maestro.

      Eliminar
  2. Jajaja las cartas de una en una, como los problemas.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carta a carta, hasta el repóker siempre.

      Un abrazo, Anita.

      Eliminar
  3. Siempre se luce usted, Vivancos...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Lucero del Alba, me dicen...

      Besos desde el bancal,

      D.

      Eliminar