martes, 5 de febrero de 2013

Un cuadro curioso o El retrato de Florian Rey

Entre tanta antigüedad y objeto valioso del castillo, su retrato nunca ha dejado de darme problemas. Un cuadro indiscreto. No de esos que te siguen con la mirada, te pongas donde te pongas, por efecto de la cuidada técnica del artista creador ni de esos otros que, directamente, te persiguen porque tienen un malo detrás espiándote por obra de dos orificios practicados en el lienzo. Qué va. Es curioso, curioso de verdad. Una noche lo presentí observándome en mi habitación a través de la cerradura. No llegué a tiempo. Escapó atropelladamente, pude oír el repiqueteo del marco labrado pasillo adelante, lo imaginé en su huida anadeando como un pato torpe en el fango. Es rápido. Listo. Organicé una improductiva güija para invocar el espíritu del tío Florian y ver si el retrato se delataba, pero nada. Durante la velada permaneció impertérrito, donde siempre, bajo el blasón, las patillas prusianas y los pulgares en los bolsillos del chaleco. Llevamos meses jugando al ratón y al gato.

He dejado mi puerta entreabierta. Querrá saber qué escribo. Cuando huela su barniz estará tan cerca que ya no tendrá escapatoria. Me responderá entonces a unas cuantas preguntas. También yo soy curioso. Vendrá de familia.

22 comentarios:

  1. Mi texto presentado a la edición de febrero de ENTC: http://estanochetecuento.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, un relato con una buena dosis de humor, que hace mucha falta. Gracias por las risas que me ha dado al imaginarme al marco labrado a saltitos por el pasillo...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, esa frase fue, prácticamente, el origen de la historia, sobre la que se vertebró el resto del texto. No te digo más. Era un pelín más larga pero hubo que recortarla por "necesidades del guión".

      Besos terrícolas,

      D.

      Eliminar
  3. Jo, qué chulo, la carrera por el pasillo me ha encantado, y el lenguaje. Es de esos micros que hubiera querido escribir yo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Ana, el tuyo es, en mi opinión, el mejor halago que puede recibir un texto. No formarás parte del jurado, ¿verdad? ;-)

    Un abrazo peninsular,

    D.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaj que bueno ver el cuadro por pasillos tropezando con los marcos de las puertas.
    Ahora voy a comentar en ENTC. Allí tengo una participación también por si te apetece, nº 23.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nani. Leído el tuyo, algo más dramático que el mío, ¿verdad? Dos estilos diferentes, esperemos poder compartir el reconocimiento de crítica y público ;-)

      Muchos besicos,

      D.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Y los pulgares en los bolsillos del chaleco. No lo olvides. Excelente y elegante.

      Eliminar
  7. Me gustan los pulgares en los bolsillos del chaleco y esa curiosidad heredada que dará lugar, seguro, a una interesante entrevista familiar. Y el nombrecito, con reminiscencias monárquicas ( Florian? Froilan?...jeje)

    ResponderEliminar
  8. No, no, Florian, de San Florian de Lorch, patrón de Polonia. Vete buscando hueco en la agenda que tenemos mucho trabajo por delante ;-)

    ResponderEliminar
  9. ¡Muy bueno, David! Simpático este tío Florian de todos los Santos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro, siempre tan generoso. Eso es un amigo y, lo demás, son tonterías.

      Un abrazo,

      D.

      Eliminar
  10. Buenísima idea la del pasillo, la del título y la descripción que realizas de la situación. Me ha gustado mucho David. Un abrazo y mucha suerte en ENTC.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que tiene su gracia lo del pasillo? Qué bueno que la imagen os divierta, es la mejor noticia que podía recibir. Bueno, ésa y que al jurado también le gustara, claro ;-)

      Un abrazo y suerte para ti también,

      D.

      Eliminar
  11. Muy bueno David. Una vuelta muy efectiva a un tema en el que lo fácil es caer en el tópico. Me gustó mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Estoy con Miguel, en estos casos lo fácil es tropezar con el tópico pero tú lo toreas con tu peculiar sentido del humor. Me ha parecido muy original.
    Abrazos, suerte en el concurso

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Miguel y Susana. Supongo que el tópico tira de fantasmas atormentados y demonios interiores que no dejan descansar el espíritu del retratado. Me defino yo como más banal, sí, prefiero esa vuelta de tuerca que decís, tratar al cuadro como un objeto y tratar de arrancar una sonrisa a través de la parodia. O algo parecido.

    Un abrazo a los dos, celebro que os haya gustado,

    D.

    ResponderEliminar
  14. Llegué a este blog por casualidad y no pude dejar de leer tus entradas. Esta, sin dudas, es mi favorita. Logró lo que decías arriba: "arrancar una sonrisa a través de la parodia". Gracias por compartir tu talento. Te voy a seguir visitando. ¡Suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bendita casualidad, Leonela. En realidad, quienes tenemos que algo que agradecer somos los que necesitamos a alguien, al otro lado de la pantalla, que nos lea. Así que bienvenida, ojalá pases a menudo por aquí.

      Suerte en el concurso para ti también,

      D.

      Eliminar
  15. David, ¡Enhorabuena por esta mención! Es una vuelta de tuerca con mucho humor al tema del concurso de este mes. Tendré cuidado con el cuadro de mi Tía Tomasa que nos dejó en herencia, también ella era curiosa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, el día que escribamos sobre la tía Tomasa... ese día... se tambalearán los cimientos de Occidente. Te lo digo yo.

      Gracias, amigo. Un abrazo,

      D.

      Eliminar