jueves, 24 de octubre de 2013

Cruentos ejemplares, nº 27

La maté porque me desperté antes. Así de sencillo. Hacía demasiado tiempo que no nos llevábamos nada bien y, después de la discusión de la noche anterior, los dos teníamos claro que aquello no podía durar ni un día más. No creo equivocarme demasiado si le digo que ella habría hecho lo mismo si hubiese puesto el despertador minutos antes de las siete y diez.

16 comentarios:

  1. O a lo mejor no quiso cambiar el relos y puede que hasta se hiciera la dormida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a la pobre le salió el tiro por la culata, ¿no crees?

      Eliminar
  2. La demostración de que un cierto pragmatismo es vital, je je.
    Un abrazo David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A quien madruga, Dios le ayuda. Así, resumiendo, jejeje.

      Un abrazo,

      D.

      Eliminar
  3. ¡Cómo disfruto de estos cruentos y ejemplares!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro, lo celebro. Iré desempolvándolos para continuar, de vez en cuando, ¡zasca!, endiñaros algún texto más extenso.

      Un abrazo,

      D.

      Eliminar
  4. Yo siempre lo digo, el despertador es el culpable. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El despertador es lo peor. Lo peor. Saludos, Andrés

      Eliminar
  5. La importancia de madrugar, señor Vivancos... Gracias por compartir.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por seguir ahí leyendo, inasequibles al desaliento.

      Besos terrestres.

      Eliminar
  6. Bueno David, que decir! a parte de que me ha gustado mucho aunque corra el riesgo de parecer un visitante complaciente...
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando, ¡aquí los visitantes complacientes siempre son bien recibidos! De hecho, son a los únicos a quienes dispenso un recibimiento como es debido ;-)

      Un saludo,

      D.

      Eliminar
  7. Me encanta el humor negro que destila y la frialdad con que está contado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humor negro. Frialdad.

      Se me está haciendo la boca agua.

      ¡Ah!, será por lo de la destilería ;-)

      Un abrazo,

      D.

      Eliminar
  8. David, no recordaba este microrrelato, pero sí la buena sensación que tuve al leer tu libro. Espero que pronto nos regales otra publicación de tanta calidad.

    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, crack. Ojalá puedas tener pronto esa publicación que dices. Mi parte ya la hice. El resto no depende mucho de mí ;-)

      Un abrazo,

      D.

      Eliminar