jueves, 21 de marzo de 2013

El futuro nos pertenece



¿Un hijo militar y otro cura? No, hombre, eso es cosa del pasado. Yo a uno le he inculcado ideas progresistas, le hablo continuamente de la justicia social, comento con él las noticias culturales que leo en la prensa. Al segundo lo adoctrino en los valores más conservadores y sostengo con él largas charlas sobre la propiedad privada y los pilares de la moralidad sobre los que se fundamenta la familia tradicional. Deseo que uno, por ejemplo el mayor, entre en los populares y que el otro, el pequeño, se afilie a los socialistas. Y que uno, el que sea, estudie para abogado y que su hermano sea contable. No quiero que, en nuestra vejez, ni a mi mujer ni a mí nos haya de faltar de nada.

Más microrrelatos indignados de esta misma convocatoria en La colina naranja.

13 comentarios:

  1. David, por desgracia hoy en día ser político es sinónimo de corrupción en la mayoría de casos, y eso es así, porque no han parado de salir casos en que el dinero compró decisiones sin miramiento.

    Yo también me apunto a tener hijos políticos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hay que tener estómago para ser político, tanto como para ser famosillo del tres al cuarto.
    Visto queda que el prota tiene las cosas pero que muy claras. En cuanto a los chicos... no sé, la vida da muchas vueltas, incluso hay gente con master que no encuentra trabajo, por ejemplo.
    Si, ya sé que suena extraño

    ResponderEliminar
  3. Me suena eso. No sé por qué, pero es una buena manera de tener las espaldas cubiertas. al fin y al cabo, todos se parecen demasiado.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Fina ironía sobre los políticos. Con un padre así seguro que triunfan. Lamentablemente así piensan los que se dedican a esto. Y nosotros les dejamos.

    ResponderEliminar
  5. Con esa ironía sutil -tan característica del trazo Vivancos- este micro ofrece soluciones de futuro, sin duda. El único problema es que omite el espíritu cainita que nos acompaña desde antes de que esta tierra se llamara como se llama.

    ¡Bravo, David!

    ResponderEliminar
  6. Padre listo, sin escrúpulos, pero listo. En realidad son lo que triunfan. Los que saben rodearse de gente como ellos, listos sin escrúpulos, que a su vez...

    ResponderEliminar
  7. Me encanta eso de que no les falte de nada en su vejez, la ironía y los días nos lo irán diciendo, tal como lo relatas, menuda nos espera.

    Me gusta, me gusta mucho tu indignado.

    Besicos desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
  8. Ironía la de tu micro, mucha y con sutileza. Está claro que el tipo se cubre bien las espaldas, sea los hijos de uno u otro partido tiene muy claro que va a salir ganando.

    Me gusta tu micro.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Brutal, David, eso es un padre con recursos y lo demás tonterías. Y yo educando a mis hijos en la pancarta... así no voy a ningún lado :(
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Previsor que es el hombre...

    Besos indignados desde el aire

    ResponderEliminar
  11. Así me gusta, que lo disfrutéis y que os indignéis. Buenas señales.

    Abrazos a todos y gracias por pasaros por mi humilde morada,

    D.

    ResponderEliminar
  12. Buen futuro les espera con carreras políticas, con un buen abogado para salir de los entuertos en que que se enfanguen y un contable para llevárles las cuentas en Suiza. Este padre piensa en todo. Indignada me tiene, sí

    ResponderEliminar