domingo, 5 de mayo de 2013

Príncipe de Beukelaer

Os comprendo muy bien, claro que entiendo lo que decís... –rezongó volviendo a abrir los ojos y renunciando definitivamente al beso–. Pero contadme... ¿qué tiene él que yo no tenga? ¿Es su apostura la que os cautiva? ¿O acaso su juventud e inteligencia? ¿Su educación exquisita? ¿El delicado modo con que tañe el laúd? –prosiguió con cierto despecho, saltando de un lado para otro entre pregunta y pregunta–. Podéis ser franca conmigo. Un momento... es por su mata de pelo, ¿verdad? –hablaba el sapo verrugoso entre jadeos, motivados por el esfuerzo que le suponía esquivar los pisotones de aquella princesa histérica que no paraba de chillar–. Ajá, ¡eso es! –exclamó, triunfante–. ¡Es por su mata de pelo! ¡Ahora lo entiendo todo!

7 comentarios:

  1. Jajajajjaj. :)

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Que bueno David, je je, pero dile a tu príncipe batracio que la mata de pelo tampoco... je je.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amiguetes. Un abrazo batracio (¿un abracio?) para los tres,

    D.

    ResponderEliminar
  4. No, no es eso, son las galletas de chocolate...
    Besos

    ResponderEliminar