martes, 9 de febrero de 2021

De collares y perros

El nuevo de la brigada de limpieza observaba mi trabajo con atención. Cubo en ristre. Reblandecí el cartel y me apliqué con la rasqueta. De abajo arriba. El cartel electoral de Rajoy salió con cierta facilidad. Procedí a arrancar el de debajo. Después del de Zapatero venía uno pidiendo el voto para Aznar. Del mismo modo lo quité. Amarilleaba el siguiente, el del candidato Felipe González, antepuesto a un cielo despejado y optimista, y también aquél al cual cubría, uno del centrista Suárez cruzado de brazos. Retomé mi cometido: el rostro de Rajoy emergió, de nuevo, sucio de cola añeja.

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si lo hubiera actualizado, creo que la pesadilla habría acabado siendo aún peor ;)

      Eliminar
  2. Echarte un ojo es aprender. Y divertirse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan Manuel, menudo halago. ¿Y por partida doble!

      Abrazo de vuelta, amigo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar